Conócenos

CIVIL

¿Se puede desheredar a una persona?

Por Ignasi Vives

Especialista en derecho de familia, civil y administrativo. Abogado responsable del departamento de derecho de familia y sucesiones de Sanahuja & Miranda.

  • Imprimir

testamento, herencia

Al confeccionar un testamento, se puede otorgar las voluntades de forma libre. Es decir, no existe ninguna clase de limitación escogiendo qué personas designar como herederos. El único límite marcado por la ley, no obstante, es el de los "herederos forzosos" o "legitimarios", que son aquellas personas a quien se ha de dejar una parte total de la herencia por imperativo legal.

El monto total de la herencia destinado a legarse por obligación a los herederos forzosos se denomina "legítima", y el importe de la misma ha de ser de un cuarto del total de la herencia. Por lo que si tuviéramos que dejar en el testamento un total de 1 millón de euros, 250 mil habrían de ser, por fuerza, para estas personas.

El derecho a la legítima en Cataluña es igual entre hijos e hijas, y la división de la misma se ha de hacer en partes iguales. En caso de que el fallecido no tuviera hijos, este derecho recaería sobre los padres.

Sin embargo, existe la posibilidad de excluir a un hijo o hja de su derecho a recibir esta parte de la herencia. El Artículo 451-17 del Código Civil de Cataluña contempla diversas causas que pueden dar lugar a la desheredación

Si quisiéramos desheredar a un hijo/a, excluyéndolo así de su derecho a una parte de la herencia, deberemos indicar el nombre de la persona de forma expresa en el testamento. La desheredación, no obstante, ha de tener unas causas específicas que apoyen esta decisión.

Algunos de los motivos que permiten desheredar a una persona son: haber sido condenado con sentencia firme penal por un delito contra la persona fallecida, haber negado la alimentación al fallecido cuando existía una obligación legal de hacerlo, haber maltratado gravemente al progenitor, o que exista una ausencia de relación familia en forma manifiesta y continuada entre el fallecido y el heredero en cuestión que sea culpa del mismo heredero.

Esta última causa referente a la ausencia de relación se añadió de forma expresa en la última reforma del Código Civil de Cataluña. El motivo para añadir este precepto se debe a que uno de los casos más frecuentes son aquellos en los que un/a hijo/a se ha negado a tener cualquier tipo de relación con sus padres o la familia, pero que una vez fallecidos los progenitores, reclaman la su parte de la herencia.

Al contemplar esta razón como uno de los causas para desheredar a una persona, la ley trata de evitar situaciones conflictivas y desagradables en el seno familiar. El único inconveniente aparece por el hecho de que esta ausencia de relación ha de ser un hecho conocido y probado, y no una situación esporádica previa al fallecimiento.

Las personas del entorno familiar deben conocer esta situación y poder probar que la inexistencia de vínculos afectivos y físicos era total.

El artículo incide sobre el hecho de que, para poder excluirlo de la herencia, esta ausencia de relación debe ser culpa única y exclusivamente del hijo o hija.

Al especificarse este supuesto, se plantea un gran inconveniente; si el hijo no está de acuerdo con la cláusula que le excluye del derecho a la legítima, puede recurrirla. Y en este caso, será responsabilidad de los otros herederos probar que la relación era inexistente, y que el causante de este distanciamiento era el hijo legitimario.

Dicha situación plantea la dificultad evidente de poder probar la mala relación entre ambas personas, considerando que el elaborador del testamento ya ha fallecido. Por lo tanto, los otros herederos habrán de disponer de pruebas suficientes para acreditar la inexistencia de esta relación entre ambas partes, y los motivos que la causaron.

Llegado este caso, los tribunales se basarán en pruebas que consideren suficientes para probar la ausencia de relación entre ambas personas. Un indicador claro puede ser la declaración de amigos o familiares. No obstante, lo más difícil e importante es determinar a cuál de las dos partes puede achacarse la falta de relación manifiesta.

Si existieran dudas o no pudiera determinarse específicamente quien es el responsable del distanciamiento entre ambas personas, el Juez dictaminará la nulidad de la clausula, declarando así el derecho del hijo o hija a recibir la parte de la herencia que le corresponde por ley.

Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

Widgets Magazine
feedburner

Suscríbase a nuestros contenidos

Contenidos relacionados

  1. COLEGIO DE ABOGADOS DE MADRID

    Cuenta atrás para la V Cumbre de Mujeres Juristas

  2. Ministerio de Empleo y Seguridad Social

    La reforma laboral de 2012 en España

  3. Práctica Procesal

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17