Conócenos

JUSTICIA

El juez decreta prisión sin fianza para la novia del joven degollado en Palma de Mallorca

El juez de instrucción número 3 de Palma de Mallorca, José Castro, en funciones de guardia, ha decretado a petición de la Fiscalía prisión sin fianza para Verónica D.M., de 26 años, al considerar que existen claros indicios de su autoría en la muerte de su compañero sentimental, Francisco C.A.
  • Imprimir

Abogado

El titular del Juzgado de Instrucción número 3, José Castro, en funciones de guardia, ha decretado a petición de la Fiscalía prisión provisional sin fianza para Verónica D.M., quien presuntamente degolló el pasado sábado a su compañero sentimental, Francisco C.A., en el edificio de los Pullman de Cala Major. En su auto, el magistrado imputa a la encausada un delito de homicidio o de asesinato con alevosía, según han informado fuentes jurídicas a Europa Press. Y es que las primeras pesquisas apuntan a que la víctima no habría tenido posibilidad de defenderse cuando fue sorprendida por su pareja -lo que en el Código Penal se tipifica como asesinato, que conllevaría una pena de entre 15 y 20 años de prisión-. Sin embargo, si finalmente no se apreciara esta agravante, pesaría sobre ella un delito de homicidio -penado con entre 10 y 15 años de cárcel-. En cualquiera de los dos casos, el enjuiciamiento sería de todos modos competencia del tribunal del jurado.

Durante su comparecencia, que se ha prolongado durante más de dos horas, la encausada ha negado sin embargo su implicación en los hechos. Tal y como ha asegurado, en un momento en que regresaba al apartamento en el que vivían, encontró muerto a su compañero sentimental en el suelo de la cocina, con un corte en el cuello y rodeado de un charco de sangre, tras lo cual pidió ayuda y puso los hechos en conocimiento de la Policía.

De hecho, Verónica D.M., de 26 años, ha aseverado que la muerte de su pareja, de 25, pudo deberse a varios motivos y entre ellos ha atribuido el fallecimiento a un posible "ajuste de cuentas", tal y como ha manifestado ante el juez.

Una declaración que no dista del relato que ya ofreció en un primer momento la imputada, al señalar que fue en el instante en que regresó de la piscina comunitaria del edificio, donde habría permanecido un cuarto de hora, cuando encontró a su novio inconsciente en el suelo rodeado de sangre y salió del piso de inmediato para llamar a la Policía.

Sin embargo, las investigaciones, que se encuentran en manos del Juzgado de Instrucción número 12, apuntan a que primero mató a Francisco C. para posteriormente bajar a la piscina y volver al apartamento al cabo de un rato, donde se asomó al balcón pidiendo auxilio simulando haber hallado a su pareja muerta. Tras ello, se personaron en el lugar de los hechos una patrulla policial y una ambulancia del 061. El médico de emergencias comprobó que el joven había fallecido y no pudieron hacer nada por él.

Los agentes de la Policía Local, que inicialmente se hizo cargo de los hechos, aislaron de inmediato a la imputada del lugar en el que se encontraba la víctima y precintaron la vivienda. La Policía destacó el hecho de que no se encontró arma alguna en la vivienda con la que se pudiera podido causar el corte del cuello de la víctima. Las investigaciones pasaron a ser llevadas por la Policía Nacional, que detuvo un día después a la pareja por su presunta participación en el suceso.

  • Imprimir

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17