Conócenos

JURISPRUDENCIA

La complejidad de una enfermedad rara justifica el retraso de diagnóstico

Un tribunal de Sevilla ha desestimado una demanda contra el SAS por parte de una familia, cuyo hijo padece graves secuelas a causa de una enfermedad rara. Los padres achacan el estado del niño a un error y retraso de diagnóstico y piden una indemnización de 737.033,79 euros más pensión vitalicia de 1.000 euros mensuales.

  • Imprimir

Juzgado

El juzgado de lo Contencioso-administrativo número 12 de Sevilla ha desestimado una demanda contra el SAS, presentada por unos padres que achacan las secuelas que sufre su hijo a un error y retraso de diagnóstico de una enfermedad rara degenerativa. Sin embargo, y según consta en la sentencia, el tribunal estima "que el diagnóstico de las enfermedades raras no es sencillo" y admite que "se ha desplegado una amplia batería de pruebas- en diversos centros hospitalarios de España- para llegar al diagnóstico a la vista de la sintomatología que presentaba el niño".

En este sentido, el tribunal también ha asumido que se actuó conforme a la lex artis, aceptando así las alegaciones presentadas por los letrados del Servicio Andaluz de Salud; en ellas recuerdan que al tratarse de responsabilidad sanitaria "ha de tenerse en cuenta que la prestación médica es una prestación de medios, no de resultados, por lo que es preciso que se acredite una actuación contraria a la lex artis". Los demandantes, por su parte, alegan que el retraso en el diagnóstico impidió que su hijo participara en el ensayo clínico en Fase I de un fármaco y reclaman a la administración una indemnización de 737.033,79 euros más pensión vitalicia de 1.000 euros mensuales.

El menor nació en 2004 y presentaba un desarrollo inicialmente normal, si bien a los 18 meses tuvo que empezar a recibir tratamiento de rehabilitación porque no podía caminar. Al cumplir los 20 meses, el menor seguía sin poder andar, por lo que fue derivado al especialista en Neurología en el Hospital de Jerez, donde tras someterse a una electromiografía, entre otras pruebas, se le diagnosticó una polineuropatía sensitivo motora desmielinizante y el retraso motor.

En ese momento, los médicos indicaron a los padres la idoneidad de dirigirse a la unidad genética del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, para la realización del estudio genético, y además se solicitó una segunda opinión al Hospital Reina Sofía de Córdoba, donde el equipo médico asumió que "el diagnóstico es muy reciente y de tipo sindrómico", es decir, que aún no se podía determinar una enfermedad concreta, ni dar tampoco ningún un pronóstico o un consejo genético.

  • Imprimir

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17