Conócenos

JUSTICIA

El TS obliga a admitir a un guardia civil que fue apartado del cuerpo por robar en una vivienda

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo (TS) ha dejado sin efecto la sanción de separación del servicio que impuso el Ministerio de Defensa a un guardia civil por robar en una vivienda de la madrileña localidad de Alcalá de Henares en julio de 2009.
  • Imprimir

Tribunal Supremo Tribunal Supremo

El TS ha estimado el recurso contencioso-disciplinario militar ordinario interpuesto por el agente de la Guardia Civil Antonio Costa contra una resolución del Ministerio de Defensa de marzo de 2012 que le apartaba del servicio por la comisión de un delito que causó "grave daño a la Administración y a los ciudadanos".

La sentencia, de la que fue ponente el magistrado Fernando Pignatelli, ha considerado que el Ministerio de Defensa sí notificó a Costa su expediente sancionador "por falta muy grave", pero "sin incluir el informe acompañado de la Asesoría Jurídica General del Ministerio de Defensa", por lo que carecía de la información necesaria para defenderse.

Por este motivo, la Sala ha declarado "nula" la notificación, pues el guardia civil "conoció que había sido sancionado, pero no el fundamento jurídico de dicha decisión" lo que, según el alto tribunal, limitaba las posibilidades de reaccionar frente a lo resuelto. Así, ha decretado la caducidad y archivo del procedimiento sancionador.

Fingieron ser los dueños de la casa

Los hechos se remontan a la madrugada del 13 julio de 2009, cuando a la 1.00 horas Antonio Costa, Marcos Benamu y Carlos Municio accedieron a una vivienda de Alcalá de Henares haciéndose pasar por los propietarios del inmueble frente a uno de los inquilinos que se encontraba en ese momento en el domicilio. Costa, Benamu y Municio le enseñaron una placa insignia similar a la de la policía y le dijeron que tenían una orden de registro.

En el interior de la vivienda, los asaltantes le preguntaron donde estaba su compañero de piso y en qué lugar de la casa guardaba el dinero. Éste les dijo que lo desconocía, por lo que encañonándole con unas pistolas, le colocaron unos grilletes en las muñecas. Dos de ellos procedieron a registrar la vivienda, mientras el tercero el vigilaba en el salón de la casa.

Finalmente, los acusados no encontraron el dinero que buscaban, pero sí se llevaron un pasaporte; tarjetas de crédito y de débito; dos tarjetas sanitarias; una cámara fotográfica digital; un reloj; un teléfono móvil y una cadena musical entre otros efectos. A las 2.30 horas los asaltantes abandonaron la vivienda, tras liberar al inquilino quitándole los grilletes con los que le habían retenido.

Antonio Costa, Marcos Benamu y Carlos Municio estuvieron en prisión por esta causa desde septiembre de 2009 hasta noviembre de 2010, tras lo cual fueron puestos en libertad.

  • Imprimir

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17