Conócenos

SEVILLA

Condenado a seis años de cárcel por intentar matar a un hombre que acudió a la defensa de su hijo

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a seis años de cárcel y al pago de una indemnización de 18.000 euros a un hombre, identificado como Ángel S.L., por asestar una cuchillada con una navaja a un hombre que intentó mediar en una discusión entre su hijo y el condenado.
  • Imprimir

Audiencia Provincial de Sevilla

Según relata la Audiencia Provincial en la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos tuvieron lugar en enero de 2010 cuando el acusado fue al bar 'Los Tres Reyes' situado en el polígono industrial Canama de la localidad de Alcolea del Río (Sevilla).

El imputado pidió que le sirviera una copa al hijo del dueño del local que trabajaba en la barra, el cual se negó porque el procesado "debía dinero en el establecimiento y presentaba algún signo de hallarse embriagado por el alcohol", motivo por el que el camarero intentó expulsar al encartado del bar, pese a que éste insistía en no irse. De esta manera, comenzaron a discutir.

En ese instante, el dueño del establecimiento, por temor a que el acusado fuera a agredir a su hijo, se interpuso entre los dos en medio de la discusión, momento en el cual, el condenado "con intención de causarle la muerte" asestó una puñalada en el abdomen al hombre con una navaja de ocho centímetros de hoja oculta. Como consecuencia, la víctima permaneció 11 días hospitalizado.

Tras los hechos, el procesado se marchó del lugar caminando y se deshizo del arma arrojándola en un seto tras una valla donde fue encontrada por la Guardia Civil horas más tarde cuando fue detenido.

UNA CLARA INTENCIÓN DE MATAR

No obstante, la Sala ha entendido que el procesado actuó con una "clara" intención de matar, asumiendo que "la muerte de su oponente podía ser el probable resultado de su acción". Según entiende el Tribunal, la naturaleza del arma empleada, así como la zona anatómica atacada y el resultado letal de las lesiones causadas "potencialmente mortal", son los indicios que llevan a concluir en el "claro dolo directo de matar" que tenía el condenado, y a desestimar la tesis apuntada por el acusado de que "habría actuado para defenderse" porque, según este "él no portaba la navaja" sino que la llevaba la víctima.

Además, según manifestó el acusado durante la vista oral celebrada los días 9 y 10 de junio de 2011, "esa noche había bebido en abundancia" alcohol, algo que corroboraron los testigos en sus declaraciones, aunque estos añadieron que "se notaba que había bebido alcohol" pero que "era consciente de lo que hacía".

Por todo ello, la Audiencia ha condenado al acusado a seis años de cárcel por un delito de homicidio intentado, y al pago de una indemnización de 18.000, así como la prohibición de acercarse al domicilio de la víctima o a su lugar de trabajo en un ratio inferior a 300 metros durante diez años.

  • Imprimir

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17