Conócenos

JUSTICIA

La Audiencia condena a un hombre por dar un bofetón a su mujer tras haber dado chucherías a su hijo antes del almuerzo

La Audiencia Provincial de Palma ha confirmado la condena de cinco meses de cárcel y un año y tres meses de privación para tener armas impuesta a un hombre que propinó un bofetón a su mujer después de que ésta le diera chucherías a su hijo y, tras el enfado del padre, se llevara al niño al dormitorio mientras decía "vámonos, que si no el papá va a pegarnos y tendré que llamar a la Policía".

  • Imprimir

Justicia, legal

Así consta en una sentencia de la Sección Segunda de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, que prohíbe asimismo a Jonathan Santos C.R., acusado de un delito de maltrato en el ámbito familiar, a aproximarse a la mujer a menos de 500 metros por un año y cinco meses.

De esta forma ha devenido firme la resolución dictada en primera instancia por estos hechos y que declara probado cómo el hombre -quien se encontraba de forma irregular en España- subió al dormitorio donde estaba su esposa tumbada en la cama y la abofeteó tras decirle que no volviera a amenazarle con ir a la Policía.

El enfrentamiento tuvo lugar, mientras se encontraban en el domicilio que compartían junto a otros familiares, después de que la mujer comprase y diese golosinas a su hijo mayor antes del almuerzo "con la oposición del acusado". El niño se negó así a comer, lo que motivó que el inculpado se enfadase y advirtiese de que "si no comía, le pegaría a él y a ella".

Fue entonces cuando la esposa se levantó de la mesa y se llevó al niño al dormitorio. La sentencia de la Audiencia desestima de esta forma el recurso de apelación interpuesto por el acusado, cuya defensa solicitaba su absolución al alegar que "no hay absolutamente ninguna prueba de que el denunciado le diera a la denunciante un bofetón", sino que tan "sólo hubo una discusión acalorada" por las chucherías.

Además, el abogado del inculpado señalaba que tampoco se presentó ningún parte médico como tampoco la afectada acudió a ningún centro sanitario, si bien el tribunal asevera que la declaración de la víctima por un delito "puede ser prueba hábil y suficiente para destruir la presunción de inocencia" del acusado.

Es más, la jueza que en primera instancia le condenó afirmaba que "un mero bofetón no tiene por qué dejar señal alguna", por lo que la Sala considera que, examinadas las actuaciones, "no encontramos razón o motivo algunos para rectificar o corregir tal valoración".

  • Imprimir

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17