Conócenos

JORNADA

Vicente Tovar repasa los problemas de índole jurídico con los que se encuentran los empresarios españoles en la actualidad

Bajo el título "Principales inquietudes jurídicas de las empresas españolas", el magistrado en excedencia, Vicente Tovar, recientemente incorporado como abogado a Medina Cuadros, hace hincapié en aspectos relacionados con el terreno laboral, mercantil, penal o civil.

  • Imprimir

Conferencia de Vicente Tovar

Tovar pone de manifiesto que la reciente reforma laboral ha roto la rigidez del mercado, permitiendo al empresario múltiple variedad de modalidades de contratación laboral, movilidad funcional de los trabajadores, posibilidad de modificar la jornada de trabajo, el horario, el salario o el sistema de rendimiento.

En el ámbito mercantil, uno de los supuestos que más debe preocupar al empresario son los derivados de la responsabilidad de los administradores por mala gestión de su sociedad, previstos en la Ley de Sociedades de Capital, y que en estas épocas de crisis se han extendido notablemente, y que les pueden llevar a responder con su patrimonio personal de las deudas sociales e incluso a la inhabilitación para volver a ser administradores de otras sociedades. La responsabilidad es manifiesta cuando existen daños causados por actos contrarios a la ley o a los estatutos de la sociedad; o por no hacer frente a las obligaciones sociales debido al incumplimiento de los deberes inherentes al desempeño del cargo de administrador que les impone la ley. En este sentido, es importante recordar que los administradores responderán solidariamente de las deudas sociales, frente a cualquier acreedor que surja con posterioridad a la disolución de la compañía.

En el ámbito mercantil también deben tenerse en cuenta las situaciones de insolvencia, definitiva o provisional, en la que se encuentran numerosas empresas y que se solucionan con el planteamiento del oportuno concurso de acreedores o con la figura del preconcurso que permite la negociación y la posible refinanciación como solución. Este supuesto, a diferencia de otros países, en España parece mal visto por los empresarios que optan por resistir, llegando en muchos casos a no quedar más solución que la liquidación, cuando haber acudido al concurso al comienzo de los problemas económicos podría haber supuesto su salvación, por ejemplo reestructurando la sociedad, constituyendo nuevas, fusionando o liquidando las que generan perdidas.

Proteger los patrimonios parece ser una de las mayores preocupaciones, por eso hay que actuar con mucha profesionalidad para no incurrir en figuras delictivas que deriven nuestros problemas a la materia penal, como por ejemplo intentar evitar cualquier delito societario, contra la hacienda publica, contra el medio ambiente, contra la seguridad de los trabajadores, contra la propiedad industrial, etc. Una de las últimas reformas del Código Penal contempla la responsabilidad penal de las personas jurídicas, lo que supone una profunda modificación en el tratamiento de la delincuencia empresarial. De este modo, la persona jurídica responderá penalmente si los hechos han sido cometidos por sus representantes, administradores, personas con capacidad de obligarla, personas que se encuentren al servicio de los anteriores o bajo su autoridad, cuando no hubiese existido el debido control.

La ley marca como atenuantes la colaboración de la empresa en la prevención de los hechos delictivos y la implantación de medidas correctoras eficaces que eviten su repetición; el aporte al proceso de pruebas que contribuyan a reforzar su propia culpabilidad. Pero en cualquier caso, la responsabilidad de la persona jurídica no excluye la personal de los autores directos de los hechos, si éstos pueden ser identificados y se prueba su participación.

Al no contemplarse la prisión como sanción penal para las personas jurídicas, se establecen multas de cuota proporcional, prohibiciones de obtener subvenciones y de contratar con la administración pública, privación de beneficios e incentivos de la Seguridad Social, etc

En su discurso, Vicente Tovar alerta a los empresarios, también en el ámbito penal, sobre los que intentan engañar y tratar de evitar y/o actuar cuando ya se hayan consumado insolvencias punibles, estafas, apropiaciones indebidas, etc, que son delitos que aumentan en estos momentos tal y como acreditan las memorias de la Fiscalía General del Estado de los últimos años.

En materia civil, los impagos de los deudores son, cada vez más, una de las grandes preocupaciones de cualquier empresa, máxime en época de crisis en la que se recortan las ventas y decrecen los márgenes. Es en este momento donde la prevención se hace más necesaria, realizando acciones encaminadas a: ser precavidos con los clientes, limitar el riesgo de las operaciones, blindar las operaciones a nivel jurídico, aclarar las condiciones de pago, documentar correctamente cualquier aspecto relativo a las operaciones, siempre consultar con un experto, y, si existe duda sobre la situación patrimonial del deudor, exigir garantías complementarias: aval, seguro de caución, seguro de crédito, solidarización de la deuda, etc.

El despacho Medina Cuadros Abogados, presta un servicio muy interesante para cualquiera, pero muy especialmente para las empresas, pues cuentan con profesionales en todos los ámbitos del derecho que pueden dar una pronta y rápida respuesta a los problemas de sus empresas y, en consecuencia, amortiguar el golpe de la crisis.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17