Conócenos

SEGURIDAD VIAL

La política de seguridad vial persigue reducir a la mitad el número de fallecimientos en las carreteras

Sigue las recomendaciones de la Comisión Europea en seguridad vial y sus áreas de actuación serán revisadas en 2015

  • Imprimir

La política de seguridad vial para 2011-2020 está en consonancia con las actuaciones y los objetivos que se contemplan en la Estrategia de Seguridad Vial de ese mismo período. Con ello, se pretende determinar cuáles son las prioridades que deben marcar esa política, así como los objetivos e indicadores de seguimiento y las áreas de actuación, todo ello sin perjuicio de que, en el año 2015, se procederá a revisar los objetivos y actualizar las medidas para el período 2016-2020. El objetivo general que se persigue es contribuir a la recomendación de la Comisión Europea de reducir a la mitad el número total de víctimas mortales en las carreteras de la Unión Europea para 2020.

El Plan Estratégico de Seguridad Vial 2005-2008, en el que se identificaban las acciones a desarrollar por los distintos Ministerios para conseguir el objetivo de reducir en un 40 por 100 el número de fallecidos para el año 2008, supuso un nuevo impulso en la política de seguridad vial que ha permitido reducir a la mitad, en seis años, el número de fallecidos en accidente de tráfico.

Para dar continuidad a esta política, el Consejo Superior de Seguridad Vial, en su sesión plenaria de 23 de noviembre de 2010, a propuesta del vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, aprobó la Estrategia de Seguridad Vial para el período 2011-2020, que comprende todas aquellas actuaciones que van a seguir impulsando y mejorando la actual política de seguridad vial para lograr que el número de víctimas de tráfico, tanto de fallecidos como de heridos graves, siga disminuyendo, de acuerdo con el criterio de la Comisión Europea.

Entre los indicadores para la consecución de este objetivo, cabe destacar los siguientes: alcanzar la tasa de 37 fallecidos por millón de habitantes (actualmente la tasa es de 59 fallecidos); reducir a cero el número de niños fallecidos sin sistema de retención infantil; reducir en un 30 por 100 los fallecidos por atropello por salida de la vía en carretera convencional o en accidente "in itinere"; y reducir en un 25 por 100 los conductores de dieciocho a veinticuatro años fallecidos y heridos graves en fin de semana, en un 20 por 100 los fallecidos y heridos graves usuarios de motocicletas y en un 10 por 100 los fallecidos mayores de 64 años; bajar del 1 por 100 los positivos de alcoholemia en los controles preventivos aleatorios, reducir un 50 por 100 el porcentaje de vehículos ligeros que superan el límite de velocidad en más de 20 km/h y lograr un millón de ciclistas más en desplazamientos habituales sin que se incremente su tasa de mortalidad.

Todos estos indicadores serán revisados y todas las medidas actualizadas en el año 2015.

Líneas básicas de la política de seguridad

Las áreas de actuación de las líneas básicas de la política de seguridad vial 2011-2020 serán las siguientes:

1) Educación y formación de los usuarios de las vías.

2) Comunicación para formar una sociedad concienciada.

3) Norma y su cumplimiento.

4) Salud y seguridad vial mediante la identificación de situaciones de riesgo como el alcohol y las drogas.

5) Seguridad en el vehículo incorporando nuevos sistemas de seguridad activa y pasiva.

6) Infraestructura para disponer de carreteras bien diseñadas y conservadas.

7) Zona urbana.

8) Empresa y transporte profesional.

9) atención a las víctimas, su protección y apoyo, así como a sus familiares.

10) Investigación y gestión del conocimiento más preciso de la causalidad de los accidentes y de la efectividad de las medidas adoptadas.

11) Coordinación y participación de todas las Administraciones con competencias, consolidando un mecanismo de coordinación dinámico y eficaz basado en el compromiso de los agentes implicados que constituye un reto fundamental en esta nueva Estrategia.

Los Ministerios afectados, entre los que se incluyen además el de Interior, a través de las Direcciones Generales de Tráfico y de Protección Civil y Emergencias, los de Sanidad, Política Social e Igualdad; de Educación; de Justicia; de Trabajo e Inmigración; de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino; de Fomento; de Industria, Turismo y Comercio y de la Presidencia, adoptarán las medidas necesarias para su desarrollo y aplicación, ajustando su financiación a las disponibilidades de crédito que anualmente se fijen en los Presupuestos Generales del Estado.

Medidas especiales en materia de seguridad vial

Por otra parte, el Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo que comprende una serie de medidas especiales en materia de seguridad vial que se consideran prioritarias durante el año 2011. Este acuerdo servirá para seguir impulsando la política de seguridad vial llevada a cabo en los últimos años y que ha permitido ir disminuyendo de forma continuada los accidentes y las víctimas de tráfico en el período 2004-2010, así como superar el objetivo europeo de reducir en un 50 por 100 el número de víctimas mortales en la última década.

El acuerdo mantiene el enfoque multidisciplinar y transversal en el diseño de la política de seguridad vial, se une a la aprobación de las líneas básicas de la Política de Seguridad Vial 2011-2020. Asimismo, comprende una serie de medidas especiales en materia de seguridad vial que se desarrollarán durante este año a través de la Dirección General de Tráfico, los Ministerios de Industria, Turismo y Comercio; Economía y Hacienda; Justicia; Fomento; Medio Ambiente y Medio Rural y Marino; Trabajo e Inmigración, y Sanidad, Política Social e Igualdad.

Los objetivos que se persiguen son ocho y para su consecución se han programado las siguientes actuaciones:

Mejorar la educación y la formación de los conductores: estudiar la regulación de la conducción acompañada de una persona de acreditada experiencia como forma alternativa de realizar las prácticas necesarias para acceder al examen práctico para la obtención del permiso de conducir, y elaborar, promover y divulgar la "Guía sobre el Camino Escolar Seguro" resultado del estudio para la mejora de la seguridad en los desplazamientos.

Mayor atención a la velocidad como factor de riesgo: realizar campañas específicas de vigilancia y control de la velocidad como factor de riesgo; instalar cien nuevos puntos fijos de control de velocidad en las carreteras españolas; y realizar una campaña informativa sobre el correcto uso del limitador de velocidad en los vehículos y sus ventajas.

Mejorar el conocimiento y la seguridad del parque de vehículos: ampliar los datos del Registro de Vehículos para disponer de más y mejor información mediante el paso de la tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos de formato papel a formato electrónico; elaborar el barómetro de la seguridad del parque de vehículos; poner a disposición del ciudadano el historial del vehículo y promover la colocación de bandas reflectantes en el contorno de la caja de los vehículos pesados dedicados al transporte de mercancías.

Mayor seguridad en las infraestructuras viales: transponer al ordenamiento jurídico español la Directiva comunitaria de 19 de noviembre de 2008, sobre gestión de la seguridad de las infraestructuras viarias; además, elaborar la instrucción sobre la señalización horizontal de la distancia de seguridad y proceder a su implementación selectivo, y promover el desarrollo de criterios técnicos para evitar o reducir el riesgo de colisión frontal en carreteras convencionales y su ejecución en tramos-piloto.

Mejorar la seguridad en los desplazamientos en zona urbana: difundir el Libro Verde sobre Movilidad Urbana y el Programa de Acción Europeo sobre Movilidad Urbana; reformar el Reglamento General de Circulación para ordenar los desplazamientos en bicicleta en la ciudad; publicar una Guía para Establecimiento de Zonas con límites de velocidad adecuados a las zonas urbanas y otra de Mejores Prácticas para la seguridad de los desplazamientos en moto en las ciudades, y favorecer las iniciativas para mejorar la seguridad vial en el ámbito urbano (Ciudades y Seguridad Vial).

Incorporar la cultura de la seguridad vial en las empresas: incorporar la prevención de los accidentes de tráfico en los programas de formación sobre prevención de riesgos laborales para trabajadores y empresarios; promover la elaboración de planes de seguridad vial en las empresas e instaurar las buenas prácticas para la Seguridad Vial en las Empresas Españolas: se favorecerá la mejora de la seguridad vial en los desplazamientos relacionado con el trabajo.

Mejorar la atención a las víctimas de los accidentes de tráfico: estudiar un nuevo baremo de indemnizaciones para las víctimas de los accidentes de tráfico y favorecer el intercambio de las mejores prácticas en la atención sanitaria en los accidentes de tráfico.

Mejorar la información sobre los accidentes de tráfico: regular de nuevo la ficha de los accidentes de tráfico y los procesos de transmisión de datos.

Las empresas que realicen planes de movilidad y seguridad vial podrán reducir las cotizaciones a la Seguridad Social.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17