Conócenos

Javier Sanmartin, presidente de los Graduados Sociales

"La única forma de reactivar el empleo pasa por una reforma laboral seria y profunda"

Javier Sanmartin es presidente del Consejo General de Graduados Sociales. Inicia su tercer mandato consecutivo

El presidente de los Graduados Sociales analiza la difícil situación en la que se encuentra el mercado de trabajo, las alarmantes cifras de desempleo en España, la cuestionada reforma laboral propuesta por el Gobierno y el papel de los graduados sociales en la actual crisis

  • Imprimir

En primer lugar, enhorabuena por la victoria, tercer mandato consecutivo y reelegido por unanimidad. ¿Qué retos se propone en esta nueva etapa como presidente del Consejo?

Muchísimas gracias, para mí ha sido una gran satisfacción y un alto honor que mis compañeros me eligieran de nuevo. Eso pone de manifiesto que el camino elegido hace años ha sido el correcto. En esta nueva etapa, sin lugar a dudas nos interesa a todos los Graduados Sociales la consolidación de nuestra profesión desde el punto de vista social.

La figura del Graduado Social como técnico en relaciones laborales es imprescindible en esta sociedad que busca salir de una crisis múltiple, en la cual la conservación del puesto de trabajo es de vital importancia para quien lo tiene y la búsqueda del mismo para el desempleado es de máxima prioridad.

Por ello quienes nos dedicamos a asesorar a la pequeña y mediana empresa, quienes decidimos que tipo de contrato hay que hacer, quienes con nuestro conocimiento especifico en materia laboral diseñamos y trazamos las hojas de ruta de las pequeñas y medianas empresas en materia de empleo, lo que pretendemos es continuar ayudando a la sociedad española y continuar consolidando nuestra profesión ante las instituciones y ante los ciudadanos y las empresas.

Ese es mi reto, la contribución al bien común y la consolidación de la profesión como algo imprescindible.

Seguramente uno de los puntos clave de su agenda es la reforma laboral y sus efectos sobre el empleo y mercado de trabajo. ¿Qué opina de esta reforma?

A mí en particular, no me gusta ni lo que se ha hecho, ni lo que se pretende hacer. Desde hace años vengo instando al Gobierno para que lidere una reforma del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, amplia y profunda, sin embargo únicamente se aborda la misma cuando la Unión Europea pone coto a la situación española debido a la importante crisis que vivimos y para evitar que seamos intervenidos.

Esto no es serio, hubo mucho tiempo atrás, años 2005, 2006 y 2007, que debieron de abordarse las reformas. ¿Por qué no se hicieron? Pues obviamente por una cuestión de estabilidad política y partidista, no por otra razón a nadie le gusta que le protesten cuando ha de tomar medidas impopulares y digo impopulares cuando no se explican bien, como no se ha explicado esta reforma laboral.

En concreto, la reforma laboral operada me parece absurda, salvo en lo que se refiere a la modificación del criterio para el despido objetivo del art. 52, pero resulta que ahora es lo que se pretende cambiar de nuevo. Es muy difícil hacer las cosas bien en un país cuando no se tiene en cuenta el fin social del empresario.

El empresario se enriquece, cierto, pero también enriquece a los trabajadores y es absurdo que sigamos pensando en la luchas de clases entre obreros y patronos, la vida ha cambiado tanto que ese planteamiento ha de superarse para entender que España necesita una reforma seria y profunda del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley General de la Seguridad Social.

¿Cómo está afectando el panorama de crisis a los graduados sociales?

Los Graduados Sociales asesoramos al 80% de las empresas de este país, toda vez que ese 80% esta formado por empresas de menos de 50 trabajadores, en consecuencia estamos sufriendo la crisis en un doble sentido.

Por una parte, nuestros clientes se ven muy afectados y por tanto nuestro trabajo ha de hacerse con más entrega y precisión velando por evitar a la empresa un problema serio, por otro, nuestros despachos han perdido volumen de negocio porque nuestros clientes han reducido su campo de actuación y en muchos casos han fallecido jurídicamente hablando. De ahí que esta profesión esta sensiblemente afectada por la crisis.

Ustedes viven el pulso interno de la empresa, ¿qué augurios tiene para 2011 en materia laboral? ¿Cómo es posible fomentar la actividad empresarial, la inversión y el empleo cuando las cifras de paro son tan alarmantes?

Es una pregunta muy inteligente. Si fuera capaz de responderla con acierto, el Gobierno debería estar formado por técnicos, no por políticos. Lo cierto es que tal y como han señalado diferentes personalidades de la económica y de la política, en esta crisis ha de fomentarse la política proactiva de creación de empleo.

Nosotros, humildes servidores del Derecho del Trabajo, vemos en nuestros despachos principalmente que el empresario de vocación se esta retirando del frente, plegando sus velas y espera con inteligencia el momento de un cambio en la tendencia de la destrucción del empleo y del deterioro de la económica.

Obviamente, la legislación española no favorece para nada el empleo. Por una parte el despido en nuestro país es caro, rígido y con poca capacidad de maniobra. Además para un aspecto que se flexibiliza, se pretende cambiar. Por otra parte, la representación obrera esta anclada en el pasado en la guerra de clases, algo inusual en Europa pero que en España pasa.

Además tenemos una representación empresarial, hasta hace escasos días, cuyo máximo exponente estaba en concurso de acreedores, lo que es lo mismo en quiebra y obviamente no representaba a los empresarios. Y por ultimo, la clase política, se ha acostumbrado a manejar el poder con desprecio al pueblo y a asumir un papel que en nada se corresponde a la realidad.

Los ciudadanos vemos como muchas personas, han hecho de la política un oficio y pasan los años y la misma gente sigue sin trabajar, solamente siendo políticos. Utilizando guardaespaldas, coche oficial, etc... Esto es una imagen fatal para la conciencia de la gente.

Yo creo que la forma de reactivar esta situación pasa por una reforma laboral seria y profunda, donde los sindicatos representen a los trabajadores sin más dramas, censurando lo malo, pero alabando lo bueno, donde los empresarios se dediquen a eso, es decir a potenciar el empleo y donde los políticos tengan un tope de 3 mandatos, cumplidos los mismos, vuelvan a su quehacer anterior y sin derecho a pensión, salvo que coticen como el resto de los ciudadanos. Primero cambiemos nuestra vivienda y después el portal del inmueble.

Uno de los dramas laborales de 2010 sin duda, lo han vivido los pequeños empresarios, emprendedores y autónomos. Lo llevan denunciando a voces la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión Profesional de Trabajadores Autónomos (UPTA), colectivos con los que los graduados sociales están colaborando en materia de asesoramiento. ¿Qué panorama económico les espera este año?

Permítame que le diga, que los Graduados Sociales no colaboramos con ATA y UPTA en materia de asesoramiento. De hecho le diré que ATA y UPTA deben dedicarse exclusivamente a representar a los autónomos y a nada más. El asesoramiento de estas asociaciones no creo que se haga en materia de trabajo y seguridad social y si se hiciera estarían cometiendo un delito, el de usurpación de funciones, toda vez que su razón de ser es la de representarles no la de asesorarles en materia laboral.

Dicho esto he de decirle que tanto ATA como UPTA son dos representantes legítimos, políticos, de los autónomos, pero nosotros los Graduados Sociales somos sus asesores jurídicos en materia de empleo, trabajo y seguridad social y al mismo tiempo trabajadores autónomos por imperativo legal, sin embargo nosotros los Graduados Sociales estamos representados no por ATA y UPTA sino por nuestros Colegios Profesionales, nuestros 43 Colegios provinciales que a su vez se engloban en el Consejo General que nos representa en toda España y que tengo el privilegio y el honor de presidir por otros cuatro años.

Con todo, en efecto el mayor drama económico lo tienen los pequeños empresarios y los emprendedores, entre los cuales, los Graduados Sociales nos encontramos. Por ello, me reafirmo en lo dicho, toda vez que quien soporta el problema de un cierre empresarial es el empresario pequeño, que sin recursos o con apenas pocos recursos y con muchas ilusiones, deposita en las estructuras sociales la esperanza del progreso, sin embargo, la realidad es muy distinta y en muchas ocasiones, más que el progreso el resultado ha sido la ruina.

Es una pena que no haya responsabilidad civil de los políticos en este juego empresarial, de los políticos y de quienes ostentan la obligación de representar adecuadamente los intereses de terceros, porque de ser así, alguien tendría que explicar muchas cosas, pero no solo el gobierno, sino también la oposición y especialmente las asociaciones empresariales y los sindicatos.

Ha pasado un año desde la aprobación de la Ley Ómnibus. ¿Cómo le ha afectado a su colectivo profesional?

Sinceramente, tenemos la esperanza de que la Ley Ómnibus no nos afecte de forma directa y que la Ley de Servicios profesionales que se de desarrollara en próximas fechas no afecte a un colectivo que como ya he dicho resulta imprescindible para la sociedad. Creo que lejos de ser un problema será un remedio a esta situación. Lo cierto es que el Gobierno con mucho acierto pretende liberalizar el servicio profesional para dinamizar la sociedad.

¿Qué opina del anuncio de la futura Ley de Servicios Profesionales anunciada por el Gobierno y prevista para este primer trimestre que según el ministro de la Presidencia permitirá superar rigideces y supondrá una mayor liberalización de trabas administrativas o colegiales?

Hasta que no vea el texto tras su promulgación no podré opinar. No obstante, quiero decir que para mi, los Colegios Profesionales lejos de ser un freno a la sociedad supone precisamente un gran control de actividades que permite al ciudadano tener garantías de responsabilidad.

Lo contrario, la desaparición de los Colegios Profesionales, será una anarquía que no conducirá más que a llevar a la sociedad económica a puntos en los cuales la amplia libertad del servicio profesional producirá el aumento del más grande y el achicamiento del más pequeño. Sin la colegiación obligatoria será difícil el control de la eficacia.

Algo que quiera mencionar.

Sí, la realidad es que en esta sociedad todos debemos de aportar nuestro trabajo, bien sea como profesionales, políticos, amas de casa, etc... Pero lo que no cabe en estos difíciles momentos, donde pretendamos salir de una crisis en el año 2.011 con pensamientos políticos anclados en la revolución industrial.

Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17