Conócenos

"El cálculo de años cotizados debería considerar, tarde o temprano, toda la vida laboral"

José Ramón Mínguez. Doctor en Derecho. Director de la división laboral del Bufete Barrilero y Asociados.

En pleno debate sobre la reforma de las pensiones, el director de la división laboral del Bufete Barrilero y Asociados, José Ramón Mínguez, nos ofrece su visión y claves de una de las medidas socioeconómicas más controvertidas anunciadas por el Gobierno

  • Imprimir

¿Está tan deficitario el sistema de la Seguridad Social (algunos expertos han señalado que su viabilidad financiera no iría más allá de 20 años) como se nos está transmitiendo, que hay que hacer ajustes tan tajantes como el de retrasar la edad de jubilación o ampliar el periodo de cálculo? ¿Conviene hacerlo?

Esta no es una pregunta nueva.  Tradicionalmente se siembran dudas sobre esta cuestión que, en el fondo, esconde un debate mucho más profundo sobre la regulación de la jubilación mediante un sistema público vs. los sistemas privados de protección social.

En nuestro país, el artículo 41 de la C.E. ya recoge la dualidad de la protección social pública y privada, y en desarrollo de dicho artículo está organizada toda nuestra normativa.  Sin embargo, no podemos ni debemos ocultar que la gestión de un volumen económico como el de la Caja Única del Sistema de la Seguridad Social puede resultar un objeto codiciado para los mercados financieros privados.

Dicho esto, la viabilidad futura del sistema público requiere y requerirá en el futuro de adaptaciones constantes a la realidad del tiempo que nos toque vivir, ahora y dentro de 300 años. Pero de ahí a afirmar que existe un riesgo de quiebra del Sistema, en mi opinión, es una irresponsabilidad de unos y otros.

Los razonamientos expuestos son tan simples como estos: retrasar la edad de jubilación permitirá incrementar el número de años cotizados y reducir el número de años de cobro de la pensión. Pero ¿beneficia a todos? Los trabajadores manuales o donde se emplee un esfuerzo físico tenderán a salir del mercado laboral en la fase final de sus carreras y se encontrarán con mayores posibilidades de desempleo.

Es un debate complicado porque inciden varios factores, unos positivos y otros negativos:

La realidad social.- Nadie puede ocultar que actualmente la esperanza de vida supera los 80 años de edad y que todos los estudios indican que se irán acercando a los 100. Con estos datos es difícil mantener un sistema de trabajo al que se acceda cerca de los 30 años de edad y te retires en torno a los 60. El futuro inmediato ¿permitirá trabajar 30 años de media y vivir casi 100 años?

Mayores cotizaciones y menores prestaciones.- Lógicamente ampliar la edad de jubilación supondrá un mayor ingreso de cotizaciones y un menor número de años percibiendo la pensión. Pero siendo sensatos, este debate hay que relacionarlo con el apartado anterior. 

Es cierto que voces contrarias a esta media también lo son a las jubilaciones anticipadas tan alarmantes como de la edad de los 50 años a cuenta del erario público que se produjeron en años de bonanza económica (practicada mucho en las entidades financieras). Proponen una jubilación flexible de acuerdo a sus capacidades y su tiempo cotizado. ¿Qué opina de esto?

Una de las cuestiones que están incidiendo en reducir la estadística de la edad de jubilación en España son las jubilaciones anticipadas, bien por la fórmula de la jubilación a tiempo parcial unida al contrato de relevo, bien por la salida derivada de las causas objetivas de las empresas (EREs) o bien, simplemente, por la renovación voluntaria de plantillas en determinadas grandes empresas.

Una vez más, habrá que preguntarse si estas fórmulas que incentivan la jubilación anticipada son socialmente aconsejables.

¿Una jubilación más tardía limitaría la entrada al mundo laboral de los jóvenes, hoy con una tasa de paro superior al 40%, generando tensiones en el mercado laboral? ¿Cómo se puede dinamizar el acceso al mundo laboral de los jóvenes?

La perfección siempre es difícil de conseguir, pero se antoja imposible si pretendemos el acceso del mayor número posible de jóvenes al mercado de trabajo, y simultáneamente, el retraso de la edad de jubilación.

¿Existen otras reformas en el sistema de la Seguridad Social que no provoque efectos negativos en el reparto de cargas y en la cohesión social?

Con independencia de los intereses concretos que cada uno tengamos con la legislación actual, lo que no tiene ninguna lógica es que comparando dos "carreras de seguro", donde un trabajador haya cotizado por máximos toda su vida laboral y otro haya incrementado su cuota a los 50 años de edad, terminen jubilándose con la misma cuantía de pensión, cuando existe un esfuerzo de cotizaciones radicalmente diferentes. La única y lógica solución es computar toda la vida laboral para el cálculo de la pensión, lo contrario está en contra de la equidad del Sistema, además de la pérdida de rentabilidad que supone para el mismo debido a la pérdida de cotizaciones.

Algo que quiera destacar.

Unas conclusiones y recomendaciones técnicas:

-Una vez más, creo que este debe ser un debate técnico, no político ni de oportunidad para atraer inversión a los fondos privados de pensiones.

-El retraso de la edad de jubilación es una meta de obligado cumplimiento, atendiendo a la realidad social, meta que habrá que introducir de forma progresiva.

-Las diferentes modalidades de jubilación anticipada deberán reducirse a situaciones verdaderamente excepcionales, no ser la regla general.

-El cálculo de años cotizados debería considerar, tarde o temprano, toda la vida laboral.

-La sustitución progresiva del actual sistema de reparto hacia un sistema mixto de capitalización y reparto debería seguir el ejemplo iniciado por Alemania hace ya 10 años aproximadamente.

-Con las debidas actualizaciones y retoques del Sistema de la Seguridad Social, en función de la realidad social, el mismo debería quedar garantizado siempre. Consecuentemente, deberíamos evitar introducir el debate de la "quiebra" del Sistema y ser conscientes que, como todo, lo que necesita únicamente es un mantenimiento periódico.

Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17