Conócenos

Lorenzo Amor, presidente de ATA

"Tenemos muchas esperanzas en la Ley de Emprendedores"

Lorenzo Amor. Presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA.

El presidente de los autónomos españoles aplaude las iniciativas que favorezcan el emprendimiento, y solicita "otra reforma que obligue a las entidades a que hagan provisiones para que el crédito vuelva a fluir entre las empresas, autónomos y particulares", algo que considera "crucial" para generar confianza en nuestro sistema financiero.

  • Imprimir

¿Qué opinión le merece la nueva medida anunciada por el Gobierno en la pasada reunión del Consejo de ministros sobre las "licencias exprés" para el pequeño comercio? ¿Puede considerarse una medida para el "autoempleo"?

Es una medida acertada que, desde luego junto con otras, va a facilitar que aquellas personas que decidan emprender tengan muchas más facilidades y no encuentren las incomprensibles trabas que les pone la propia Administración. Las 'licencias exprés' reducirán a su máxima expresión la demora que supone la puesta en funcionamiento de un negocio, una vez que ya se ha constituido.

Hasta ahora el coste de dicha demora era elevadísimo, pues una vez hechos los trámites para la constitución, los permisos y licencias para poner el negocio a funcionar podían superar el año, haciendo inviables negocios que ni siquiera habían podido ponerse en marcha de forma efectiva. Por todo ello, desde ATA, aplaudimos una iniciativa que sin duda va a favorecer el emprendimiento.

Hay que poner una alfombra roja a los emprendedores, ponérselo fácil, pues ellos son la clave de la regeneración de nuestro tejido empresarial y por tanto del empleo. No habrá futuro en España sin emprendedores.

También anunció una línea ICO de 500 millones de euros destinada a la exportación. ¿Puede favorecer esta medida al fomento de la internacionalización de empresas que claman muchas asociaciones de pequeñas empresas y autónomos?

En las circunstancias actuales, es evidente que la búsqueda de nuevos mercados puede ser clave para el mantenimiento de muchas empresas y de la recuperación de nuestra economía. Pero las cosas deben de hacerse siempre desde la perspectiva de la realidad de nuestro tejido empresarial, compuesto en un 99% por pequeñas empresas y autónomos, cuyas capacidades técnicas o económicas de internacionalizarse son muy reducidas.

Los recursos para ello siempre son bienvenidos, pero para que éstos tengan efectividad real sobre el objetivo que se persigue, no podemos olvidarnos de que hay que enseñar para saber exportar e internacionalizarse. En España sólo un 14% de las microempresas españolas pueden considerarse como empresas internacionalizadas, es decir realiza exportaciones y/o importaciones, mientras que en el caso de las grandes empresas son casi el 84% las que se pueden considerar como empresas internacionalizas.

Es por ello que hay que centrar las políticas de fomento de la internacionalización hacia ese segmento de nuestro tejido productivo, y en este caso, la concienciación sobre la internacionalización como solución a las dificultades en sus negocios y el asesoramiento y tutorización para llevarlo a cabo son igual de esenciales que los recursos económicos para poder hacerlo.

¿Qué opina de la reforma financiera y su repercusión en el autónomo, pequeña empresa y el emprendimiento? ¿Qué efectividad podría tener la nueva Ley de Emprendedores si no se abriera el grifo del crédito en la medida esperada?

La última reforma financiera fue nueva vuelta de tuerca al sistema financiero que llegó tarde, pero llegó. Y yo aún pediría más. Solicitaría una tercera reforma, que obligue a las entidades a que hagan provisiones para que el crédito vuelva a fluir entre las empresas, autónomos y los particulares. Es crucial para que se genere confianza en nuestro sistema financiero, y en nuestro país, y se reactive la economía y el empleo. Necesitamos más reformas, reformas con Mayúsculas.

Tenemos muchas esperanzas depositadas en la Ley de Emprendedores, y sin duda va a incluir medidas que no sólo fomenten el emprendimiento sino que ayuden a aquel autónomo ya establecido a mantener y consolidar su negocio y el empleo asociado a éste, frente a la falta de actividad y liquidez.

Pero es evidente que el acceso al crédito es esencial en todas las etapas de un negocio y más en un contexto de recesión económica y retroceso del consumo. No veremos cuan efectiva será la ley hasta que las condiciones económicas y de liquidez disponible mejoren levemente y se reactive la demanda.

¿Qué importancia otorga a la figura del inversor privado (business angel) en la posible reactivación del emprendimiento?

Aunque todavía es algo marginal y que sobre todo se da en las iniciativas vinculadas a las nuevas tecnologías, los business angels y la financiación a través de fondos de capital riesgo, son alternativas de financiación a la alta dependencia del crédito que existe en nuestro sistema económico. Por ello, deberían potenciarse y adaptarse a las necesidades de emprendedores y autónomos, y no solo dirigirse a sociedades.

Para ello, es esencial que se incentive fiscalmente a los inversores privados cuando éstos aporten capital a emprendedores y/o autónomos, pudiéndose por ejemplo, aplicarse una reducción de la fiscalidad del 50% sobre la que se establece sobre la fiscalidad del ahorro.

El Gobierno ha marcado mucho el acento en el autónomo y emprendedor como motor de la generación de empleo y en consecuencia, de la crisis económica, por lo tanto, de la inminente Ley de Emprendedores ¿qué aspecto considera claves para que este "motor" fuera realmente efectivo?

Lo ha marcado el Gobierno y no le falta razón. Los autónomos somos efectivamente el motor de la economía y la clave para que nuestro país vuelva a generar empleo.

Desde ATA esperamos que esta nueva ley sirva para atajar los problemas fundamentales que tiene este colectivo y se convierta en la alfombra roja para los que están llamados a crear empleo. Porque la realidad es que tras cuatro años de crisis, y pese a las medidas que ya ha tomado el gobierno, hay todavía muchos obstáculos al emprendimiento: las traba administrativas, la inexistencia de medidas que fomenten la segunda oportunidad para montar un negocio, la falta de incentivos al autoempleo ya sean a través de cotizaciones sociales o de tributos, la dificultad de acceso a la financiación, la elevada morosidad y un criterio de tributación de IVA que debe cambiar para que sólo se pague cuando se han cobrado las facturas.

En definitiva esta ley debe servir para que en España emprender no sea heroico, sino algo lógico y valorado en nuestra cultura.

Por último, España adolece de una "cultura emprendedora" importante, estando el emprendimiento y el autoempleo muy instaurados en otros países. ¿Piensa que la semilla del emprendedor debe cultivarse desde las escuelas? ¿Debería la futura Ley definir jurídicamente al emprendedor?

Un país sin emprendedores es un país sin futuro. Nuestro país no se puede permitir, y menos en su situación actual con más de la mitad de los jóvenes estén sin trabajo, que sólo 3 de cada 100 jóvenes españoles emprendan. No nos podemos permitir que la sociedad y nuestro modelo educativo sigan anclados en la aversión al riesgo, la preferencia por el empleo asalariado y la demonización del empresario.

Los españoles y especialmente los jóvenes deben asumir una transición hacia un nuevo modelo de sociedad en la que la seguridad dependerá de las capacidades de uno mismo y no de lo que el Estado o una empresa puedan ofrecerles. No existirá el empleo para toda la vida, ni el empleo fácil y deberán inventarse y crear su propio empleo. Y es en como abordar esa transición en lo que debemos educar y preparar a nuestros jóvenes y a los que no lo son tanto. Hay que enseñarles a emprender, "menos que me lo den y más yo lo hago".

Ya no hablo solo de educación, que también, hablo del propio seno de la familia en el que el orgullo de unos padres no debe solo ir dirigido a que su hijo o hija sea funcionario o trabaje en una multinacional, sino que deben de sentirse igualmente orgullosos si decide emprender un negocio, sacarlo adelante y además si se cae sea capaz de levantarse.

El esfuerzo y los méritos conseguidos por uno mismo deben inculcarse en la familia y a lo la largo de todo el sistema educativo, desde la cuna hasta la vejez. Solo así habrá una verdadera cultura emprendedora en España.

Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17