Conócenos

REGISTRO CIVIL

Un padre pide que se elimine de la partida de nacimiento de su hija la expresión "violencia sobre la mujer"

Un padre sevillano ha pedido al Registro Civil de Madrid que elimine de la partida de nacimiento de su hija la expresión "violencia sobre la mujer", pretendiendo así salvaguardar el derecho a la intimidad, el honor y al buen nombre de su hija de cinco años.
  • Imprimir

Registro Civil

Así lo ha indicado, en declaraciones a Europa Press, el propio padre, Fernando Otero, quien ha explicado que "después de cinco años de calvario" sin poder ver a su hija, su lucha se centra ahora en establecer una "relación normal" con la menor y en que el Registro Civil de Madrid "elimine esa palabra" de su partida de nacimiento, que por el momento le han denegado, ha dicho, "ateniéndose a la ley" a pesar de que no ha sido nunca condenado.

El padre, que tuvo que iniciar una demanda civil de filiación y determinación de guardia y custodia, ha explicado que todo comenzó cuando la madre de la menor le dijo que se había quedado embarazada. Así las cosas, ha contado que "a los diez días" del nacimiento de la niña, la madre de ésta le advirtió de que no la volvería a ver en "el resto de su vida" con una actitud muy agresiva, que en ese momento asoció a la "depresión posparto". Fernando, ante la "negativa" de la madre, solicitó ver a su hija en reiteradas ocasiones y "educadamente", si bien la progenitora lo denunció "en falso" por "supuesto acoso e insultos".

"CINCO AÑOS DE CALVARIO"

En este sentido, ha recordado que la madre de su hija lo denunció hasta en "siete" ocasiones por violencia de género --nunca física, sino por "supuesto acoso o insulto"-- y siempre ha salido absuelto o se han sobreseído las causas. "Llevo cinco años de calvario porque uno de los progenitores ha impedido que el otro tenga algún contacto con el niño", ha lamentado, tachando los hechos de "aberración y vulneración de los derechos del niño, de forma flagrante y descarada".

En esta línea, ha reiterado que lleva "cinco años de lucha en todos los juzgados habidos y por haber" por recuperar la custodia de su hija, al tiempo que ha añadido que ahora la tarea se centra en que su hija se pueda relacionar "de manera normal" tanto con su padre como con su madre, "sin que le inculquen odios". "Mi lucha es contra la madre de mi hija que intenta que la niña que tenemos en común pierda cualquier relación conmigo y que yo sólo aporte dinero", ha manifestado, acogiéndose a lo que "declaró en su día" la madre de la menor.

Según Otero, después de tener en sus "brazos la primera semana de vida" a la niña, ya no pudo volverla a ver "hasta que cumplió tres años". Entonces, ha señalado, "hizo falta un periodo adaptativo" porque la menor no conocía a su progenitor siempre, ha afirmado, "con la negativa absoluta de su madre". De hecho, ha recordado que en algunas sesiones "jugaba con ella sin decirle que era su padre, y eso es muy duro", ha asegurado.

Sin embargo, tras ese periodo y "dos años después" ha conseguido que la relación con su hija se "fortalezca", a pesar de que le haya costado "salud, mucho dinero y mucha energía durante un proceso muy largo sin haber hecho nada malo, ni la niña tampoco". Fernando ha asegurado sentirse ahora "orgulloso" de todo el esfuerzo porque "poquito a poco y con mucha lentitud" los juzgados, ha dicho, le van dando "la razón".

Sobre la menor, ha afirmado se encuentra "bien" aunque "sufre" por la relación entre sus padres, pero "es muy lista" y actualmente la relación entre ambos, "a ritmos lentos y sin exigir derechos para que haya una evolución pausada", es "espléndida".

"Me ha costado mucho dinero y muchos vuelos --porque se la llevó durante unos meses y estuvieron en paradero desconocido--, muchas lágrimas y llanto, mucha sensación de impotencia e injusticia, y chocarme contra un poder político que cuando cuento mi caso me tacha de machista y de portavoz de maltratadores, cuando no he hecho absolutamente nada malo y, ética y moralmente, estoy contento con la actuación que he tenido y sigo teniendo", ha insistido.

Ahora, y tras solicitar que se estableciera la relación paterno filial, lo único que quiere es mantener esa relación con la menor y que desaparezca la expresión "violencia sobre la mujer" de su partida de nacimiento.

Por ello, ha pedido al Registro Civil de Madrid que elimine dicha expresión --que ha considerado "un efecto perverso más"-- aunque en un primer momento le han denegado su solicitud "ateniéndose a la ley", supone este padre. No obstante, ha asegurado que seguirá intentándolo hasta que desaparezca del documento y recurrirá a otras instancias, así como al Defensor del Menor.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Contenidos relacionados

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17