Conócenos

JUSTICIA

El Supremo establece requisitos para validar la reagrupación familiar de menores marroquíes en España

Analiza el uso de la 'kafala', una institución islámica que permite a una tercera persona hacerse cargo del pequeño sin adoptarlo
  • Imprimir

Tribunal Supremo Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha establecido una serie de requisitos para que las autoridades españolas otorguen visados por reagrupación familiar a menores marroquíes confiados en 'kafala'. Esta institución, propia del mundo islámico, permite a una persona hacerse cargo del cuidado, la educación y la protección del niño, sin necesidad de adoptarlo ni asumir la patria potestad.

En una sentencia hecha pública este martes la Sala de lo Contencioso-Administrativo desestima el recurso presentado por una mujer que solicitaba este tipo de visado para cuidar de su sobrina. Los padres de la menor, residentes en Argelia, pidieron en 2006 que su hija entrara en España para que su tía, Zoulikha M. atendiera sus necesidades diarias al gozar de mejores medios de vida.

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Manuel Campos, indica que la recurrente -la tía de la menor- no cumplió los requisitos oportunos para admitir en este caso la reagrupación familiar y recuerda que el derecho español permite a menores extranjeros obtener un visado de estancia temporal en territorio nacional a cargo de personas distintas de sus padres.

La resolución confirma la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de denegar la solicitud de Zoulikha al argumentar que la 'kafala' puede ser reconocida en España si ha sido "válidamente constituida por autoridad extranjera", los documentos se presentan debidamente legalizados y traducidos en español y "siempre que no vulnere el orden público internacional.

Según dice, la legislación española prevé que se puede considerar al ciudadano residente en España representante legal del menor extranjero si la 'kafala' se otorga por una autoridad pública, administrativa o judicial, asemejándolo al caso de que el niño no tuviera padres y otorgando una acogida de carácter permanente.

DECLARACIÓN DE DESAMPARO

En el caso de que los padres biológicos del pequeño estuvieran vivos o si éste "estuviera sometido a tutela ordinaria", sería necesario que la autoridad administrativa o judicial declarara el desamparo del menor. En este caso concreto, Zoulikha no presentó la declaración de abandono.

De este modo, añaden, cuando la 'kafala' se otorga por los padres biológicos, sin intervención judicial ni administrativa, y sin previa declaración de desamparo, la persona a la que se le ha confiado la guarda no puede considerarse representante legal del menor en España, porque nuestro ordenamiento jurídico lo impide.

Los magistrados admiten que es difícil equiparar completamente la 'kafala' marroquí con las figuras del derecho de familia español, por lo que apuestan por analizar las circunstancias concurrentes en cada caso concreto para concluir cuáles son sus efectos en España.

"Es comúnmente admitido que aquélla no es una adopción ni produce vínculos de filiación ni se asimila en todo a la relación jurídica paterno-filial, tratándose más bien de una modalidad de acogimiento de un menor entregado al cuidado de alguien que asume el compromiso de protegerlo, educarlo y mantenerlo", concluye.

Muchos países del mundo islámico prohíben la adopción al defender que el vínculo jurídico de la filiación puede tener únicamente un orígen biológico. De esta manera, países del Magreb aceptan el uso del 'kafala' para que una tercera persona adquiera el compromiso de cuidar, proteger y educar al menor.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17