Conócenos

ADMINISTRATIVO

El Senado baraja un Pleno extraordinario para ratificar el techo de gasto el 16 de julio

Cada retraso acorta el tiempo para que se aprueben los Presupuestos Generales de 2016 antes de convocar las elecciones generales.

  • Imprimir

Senado

El Senado baraja organizar un Pleno extraordinario para aprobar en la semana del 16 de julio el techo de gasto presupuestario de 2016, aunque no se ha decidido la fecha concreta ya que la ley no va a ser aprobada este viernes por el Gobierno y no llegará por tanto al Parlamento la semana que viene.

El Gobierno ha retrasado la aprobación de los objetivos de estabilidad y deuda al aplazarse la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que debe aprobar, previamente, el techo de gasto de las autonomías.

El ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, a petición de varios gobiernos regionales, ha aceptado esperar a que estén constituidos los nuevos ejecutivos elegidos en las elecciones de mayo para debatir con ellos, y ha cancelado la reunión del CPFF de este jueves.

Fuentes del Gobierno apuntan a que todo el trámite se retrasará previsiblemente una semana: el viernes día 10, el Consejo de Ministros aprobará el techo de gasto y lo enviará a las Cortes para su ratificación. En este supuesto, el Congreso podría debatir el asunto en el Pleno previsto para los días 15 y 16 de julio, aunque también cabe la posibilidad de que habilite para ello el día 14.

De la Cámara Baja, la ley será enviada a la Cámara Alta. Fuentes parlamentarias aseguran a Europa Press que no se trabajará sobre ninguna fecha hasta que el Consejo de Ministros no apruebe el techo de gasto, pero admiten que ya se baraja las fechas del 15 y el 16 de julio.

A la espera de los presupuestos

La aprobación de los objetivos de estabilidad es imprescindible para que el Gobierno pueda presentar después los Presupuestos Generales del Estado. Delimitado cuánto se puede gastar, se decide en qué.

El Ejecutivo no ha acabado de desvelar el calendario de tramitación del proyecto presupuestario y se remite al día en que se apruebe el techo de gasto en Consejo de Ministros. Eso sí, el paso de cada semana acorta las posibilidades.

Y es que si el Ejecutivo quiere dejar las cuentas aprobadas antes de disolver las Cortes, debe reservar unas ocho semanas para completar su tramitación parlamentaria y eso, exprimiendo los plazos y trabajando el Congreso durante el mes de agosto.

Todo ello, contando con la convocatoria de elecciones a finales de noviembre, como parece ser la intención de Rajoy, que tendría que ordenar la disolución de las Cortes como máximo a principios de octubre.

Si hay adelanto electoral al 27 de septiembre, como ha aconsejado la madrileña Esperanza Aguirre para hacer coincidir las generales con las autonómicas catalanas, no hay tramitación parlamentaria posible para los Presupuestos.

Otra opción, que era la que se daba por hecha hace unos meses, es seguir con los plazos habituales y limitarse a la presentación pública del proyecto presupuestario, renunciando a completar la tramitación. En ese caso, el Consejo de Ministros aprobaría las cuentas el 25 de septiembre y las llevaría al Congreso al martes siguiente cumpliendo la previsión constitucional que pone como tope el 30 de septiembre.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17