Conócenos

JUSTICIA

Rubio Llorente cuestiona que la reforma de la Constitución permita imponer límites de déficit a las comunidades

Propone que el TC informe de oficio sobre reformas estatutarias como alternativa al recurso previo de inconstitucionalidad. El presidente del Consejo de Estado ve factible que puedan revertirse competencias al Estado mediante reformas en estatutos de autonomía.

  • Imprimir

El presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio Llorente, ha cuestionado este martes uno de los aspectos de la reciente reforma del artículo 135 del Constitución, relativa al techo de déficit, puesto que duda de que con el cambio realizado -aún pendiente de desarrollo por Ley Orgánica-, el Estado se encuentre en condiciones de imponer dichos límites de gasto a las comunidades autónomas.

"Del mismo modo que hay que transferir soberanía de los Estados a los organismos europeos para que sean eficaces en la limitación del déficit, también sería necesaria una transferencia de soberanía de las comunidades autónomas al Estado para poder asegurar el cumplimiento de la reforma constitucional", ha manifestado, para añadir que falta concretar el mecanismo a través del cual se puede garantizar dicho resultado.

Rubio Llorente ha realizado estas manifestaciones durante una entrevista concedida a Europa Press dos días antes de recoger el XVII Premio Pelayo para juristas de reconocido prestigio, que le ha sido concedido por su "larga y fructífera trayectoria en el ámbito jurídico y su gran contribución a la sociedad española".

Rubio Llorente considera que "si hay alguna posibilidad de salir de la crisis es reforzando las instituciones europeas" mediante la transferencia de soberanía de los estados nacionales a las instituciones europeas. "Será inevitable hacerlo, y habrá que darle una base constitucional, por lo que seguramente se precisarán más reformas" de la Carta Magna, según el jurista.

Preguntado si hubiera sido conveniente someter a referéndum la reciente reforma constitucional, pese a que ello no venía obligado por la norma, el que fuera ex vicepresidente del Tribunal Constitucional ha señalado que la cuestión a plantear es si cuando se hace una reforma constitucional que nos viene impuesta por las circunstancias, como fue el caso, podemos "correr el riesgo" de convocar una consulta popular.

"Los dirigentes políticos, y en este caso me refiero al Gobierno y a la oposición, tienen que asumir la responsabilidad de dar una respuesta rápida a las necesidades y eso a veces impide ir a un referéndum", ha manifestado.

Rubio Llorente ha reconocido que por el momento no se ha procedido a ninguna de las reformas de la Constitución señaladas en el informe que el órgano que preside elaboró en 2006 a petición del Gobierno, y que se refería a la supresión de la preferencia del varón en la sucesión al trono, la recepción en nuestra Carta Magna del proceso de construcción europea, la inclusión de la denominación de las comunidades autónomas y la reforma del Senado.

DISMINUIR LA POLITIZACIÓN DEL TC

Preguntado si seis años después de esta propuesta considera que existe necesidad de tocar algún aspecto más de la Carta Magna, el jurista ha señalado que, a título personal, cree necesario "hacer más flexible el marco constitucional para el sistema electoral" y disminuir "la carga política que se está arrojando sobre el Tribunal Constitucional".

Otra de sus propuestas pasa por proponer una alternativa a la recuperación del recurso previo de constitucionalidad que plantean algunas formaciones políticas, como el Partido Popular.

"Que el recurso directo de los parlamentarios ante el Tribunal Constitucional sea previo o no sea previo tiene un riesgo gravísimo, porque inevitablemente hace que para la opinión pública el tribunal sea una especie de tercera cámara", ha explicado.

Por ello, propone que sea obligatoria la elaboración de un dictamen por parte del Tribunal Constitucional antes de la aprobación definitiva de un estatuto, como un trámite más. "De esta manera el Tribunal Constitucional no tiene que responder a la demanda de un partido político determinado y puede hacer así un examen más neutral y objetivo", ha apuntado el consejero.

El jurista y profesor no ve problema alguno en revertir competencias al Estado, tal y como propone la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en el tema de la Justicia; o la líder de UPyD, Rosa Díez, para Sanidad y Educación.

"Se han reformado estatutos autonómicos para ampliar competencias de las comunidades, nada impide que se reformen para reducir competencias, pero eso tiene que se iniciativa de la propia comunidad, no iniciativa del Estado", ha afirmado.

A juicio de Rubio Llorente, durante un tiempo "se ha vivido con el espejismo de que se es más cuanto más se tiene y quizá la realidad ha obligado a concluir que se es lo mismo si se abandona alguna competencia". El consejero de Estado considera que "cuando el poder está territorialmente dividido tiene que acomodarse a las circunstancias cambiantes del tiempo".

Rubio Llorente se ha pronunciado igualmente sobre otras ideas lanzadas en la campaña electoral, como las referidas a la reducción a 300 del actual numero de diputados, y ha recordado que la propuesta del Consejo en 2006 fue la contraria, aumentar a 400 este número con el fin de superar las actuales limitaciones a la proporcionalidad derivadas de la provincial como circunscripción electoral.

REFORMA ELECTORAL

"Nuestra propuesta es muy simple -ha explicado-. Para incrementar la proporcionalidad del sistema sin tener que tocar la Constitución, que es la que establece las circunscripciones provinciales, hay que incrementar el número de los diputados de una parte y disminuir por otra el número mínimo de diputados por cada provincia".

Ha añadido, no obstante, que entiende que los partidos políticos puedan considerar otras opciones diferentes aunque supongan la reducción de la proporcionalidad del sistema.

Sobre el modelo existente en Alemania que ha sido puesto como ejemplo por candidatos como Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente del Consejo de Estado ha dicho que le parece "muy bueno", si bien precisaría de una reforma constitucional para eliminar la provincia como circunscripción electoral.

"Y después quedaría una operación que es muy difícil siempre, que es dividir el país en 350 distritos. No es tarea imposible, se ha hecho en los países anglosajones y en Alemania, pero es una tarea que presenta complicaciones políticas porque los partidos tienden a configurar los distritos de manera que se concentre el máximo número de votos propios en aquellos lugares que consideran seguros", ha añadido.

"EN TIEMPO DE DESOLACIÓN, NO HACER MUDANZA".

No obstante, Rubio Llorente no considera que el cambio de circunscripción electoral constituya una urgencia en los actuales momentos, y para ello ha aludido a la popular frase de San Ignacio de que "en tiempo de desolación, no hace mudanza".

Con relación a la reforma del Senado, el presidente del Consejo de Estado ha recordado que la propuesta de la institución que representa pasa por incrementar el número de senadores que son elegidos a nivel de la comunidad autónoma y por propiciar que una determinada clase de leyes se iniciara en el Senado y no en el Congreso, con el fin de dotar a la Cámara alta de una estructura que responda a su definición constitucional como órgano de representación territorial.

Finalmente, el presidente del Consejo de Estado ha defendido que los ex presidentes de Gobierno tengan sillón asegurado en este órgano al concluir sus mandatos.

"Ello les da una presencia pública, refuerza su independencia económica y sobre todo les obliga a la absoluta incompatibilidad. No me gusta nada que los ex presidentes del Gobierno tan pronto como dejen el cargo se lancen al sector privado", ha concluido.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17