Conócenos

SOCIAL

Mato anuncia la creación de un grupo de trabajo para estudiar la futura Ley General de Discapacidad

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha anunciado la intención del Gobierno de crear un grupo de trabajo para estudiar el texto refundido que dará lugar a la futura Ley General de Discapacidad, en colaboración con las asociaciones más representativas del sector, y del que además se informará en la próxima reunión del Consejo Nacional de Discapacidad, que todavía no tiene fecha.
  • Imprimir

Ana Mato Ana Mato

Mato ha adelantado esta noticia durante el cierre del XXX Aniversario de la Ley de Integración social del Minusválido (LISMI), que se ha celebrado en el Congreso de los Diputados. De acuerdo con una reciente normativa de agosto de 2011, la LISMI debe desaparecer como tal y ha de refundirse en un único texto legal junto con la LIONDAU (2003) y la Ley de Infracciones y Sanciones (2007), que son las tres principales disposiciones legales de carácter general vigentes en España consagradas a las personas con discapacidad.

La Ley de Integración Social de los Minusválidos (LISMI) es la primera normativa aprobada en España para regular la atención y los apoyos a las personas con discapacidad y sus familias, aunque desde su puesta en marcha ha estado sujeta a diversas modificaciones.

En este contexto, Mato ha recordado que esta ley se promulgó el 7 de abril de 1982, una época de "cambios ilusionantes para todos" y cristalizando así las demandas de los profesionales y del movimiento asociativo de la discapacidad, con el apoyo de los diputados de entonces.

"Me enorgullece estar en política casi desde que esta ley echó a andar y por ello me siento partícipe de ella. Por aquel entonces, en 1982, terminé mis estudios universitarios y mi andadura en política comenzó pocos meses después. Recuerdo mi convencimiento de que era necesario hacerlo", ha reconocido.

En este sentido, espera poder celebrar, de igual forma que ahora, se está haciendo con la LISMI, la puesta en marcha de dicha normativa General de Discapacidad. A su juicio, la Ley de Integración del Minusválido supuso "un paso importante" en el camino de la igualdad de oportunidades, además de que proporcionó al movimiento asociativo un espacio de colaboración con las instituciones y se impulsó la interacción entre el mundo empresarial y el mundo de la discapacidad.

No obstante, la ministra ha reconocido que, aunque se han dado grandes pasos en la materia en estos últimos 30 años, "queda mucho" por avanzar en la plena inclusión del colectivo. "Es una asignatura pendiente que nuestro Gobierno tiene la intención de culminar", ha puntualizado.

Con ello, ha recordado que el Gobierno ha diseñado una estrategia transversal en materia de discapacidad, como fórmula para colaborar en la plena autonomía e inclusión del colectivo, en concreto con la 'Estrategia española sobre discapacidad 2012-2020', así como un 'Plan de acción 2012-2015', con el que se pretende fomentar la igualdad de trato ante la ley, la accesibilidad y normalización del colectivo, el uso de nuevas tecnologías, así como la construcción de espacios adaptados, entre otros puntos.

Una ley "viva" gracias al consenso

La presidenta de la Comisión de Discapacidad del Congreso, Lourdes Méndez, ha destacado que esta ley ha pervivido en el tiempo gracias al consenso parlamentario y con ello, ha pedido a las personas con discapacidad que confíen en que se mantendrá el consenso parlamentario en la materia.

Méndez, que ha sido la encargada de conducir el acto, ha puesto en valor las palabras del exdiputado de CiU e impulsor de esta normativa, Ramón Trias Fargas: "Supone un paso importante del progreso humano de la sociedad española y con un colectivo con el que el país estaba en deuda".

Durante el acto, Mato y el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez, han entregado una estatuilla a los ponentes de aquella normativa en 1982, entre los que se encontraba el navarro del grupo centrista Alfonso Bañón, que en nombre de sus compañeros ha señalado: "Estamos muy orgullosos de la hija que nos salió y agradezco a la organización que se haya acordado de nosotros", ha dicho.

Desde el CERMI, Luis Cayo Pérez, ha valorado el "reconocimiento globalmente positivo" hacia esta normativa. En su opinión, se trata de una ley "útil y productiva" para los propósitos que se perseguían y que ha supuesto una "emancipación social" para este 10 por ciento de la población, que todavía tiene carencias estructurales y que no puede codearse con los demás en condiciones de igualdad. "Nos quedan años muy arduos pero estos últimos años hubieran sido peor sin esta ley", ha sentenciado.

Por su parte, la diputada de CiU, Lourdes Ciuró, ha subrayado que esta ley obtuvo el máximo consenso y que se elaboró, a través de un largo proceso de cuatro años, con los agentes implicados. "Fue un amplio y sólido acuerdo que hizo que la ley perdurase hasta nuestros días y demuestra que las fuerzas políticas cuando se lo proponen pueden conseguir hasta la igualdad entre todas las personas", ha recalcado, al mismo tiempo que ha destacado el papel que desempeñó el diputado de CiU por aquel entonces, Ramón Trias Fargas, en el impulso de esta ley.

Desde la Izquierda Plural, Caridad García, ha apuntado que la LISMI fue una normativa "adelantada para su tiempo" y cuya filosofía pervive en el tiempo. "Todavía queda mucho por hacer y ahora tenemos cierto regusto amargo sobre su implantación, a lo que habría que sumarle los recortes de los últimos años que no contribuyen a que esta normativa siga avanzado", ha alertado.

En nombre del PSOE, la diputada Laura Seara, ha indicado por su parte que esta normativa representa cómo una ley puede mejorar la calidad de una sociedad, el reconocimiento de nuevos derechos. "Es la ley que abrió el camino aunque queda largo camino por recorrer para que las personas con discapacidad vean removidos los obstáculos para su integración total en la sociedad", ha agregado.

Mientras, el portavoz del PP en dicha comisión parlamentaria, Francisco Vañó, ha resaltado que esta ley supuso el primer "hito importante" para las personas con discapacidad, al mismo tiempo que ha resaltado la labor que desempeña la Comisión de discapacidad del Congreso para que los cuatro millones de personas que hay en España con discapacidad consigan la igualdad.

Pilar Ramiro Collar, presidenta de COAMIFICOA, una organización que aglutina a las asociaciones de minusválidos físicos de las distintas comunidades autónomas, ha detallado su experiencia como persona con discapacidad en silla de ruedas con la implantación de la LISMI.

"En aquel momento fue mucho, me emancipé, me busqué un trabajo, encontré pareja, tuve mi hija y cambió mi vida totalmente, a la vez que esta ley me daba la posibilidad de seguir trabajando por las personas con discapacidad", ha relatado. Al mismo tiempo ha señalado que fue una ley que permitió mejorar cada día los derechos de las personas con discapacidad.

En el acto estuvieron presentes la ex ministra del ramo y actual responsable de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, los ponentes de aquella ley, el presidente del CERMI, entre otras organizaciones y demás personas con discapacidad. Además se ha exhibido un video en el que distintos agentes sociales del entorno de la discapacidad han descrito cómo se construyó dicha ley, qué supuso, así como su evolución en el tiempo.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17