Conócenos

LEGISLACIÓN

Ley del Alquiler

Ley 4/2013, de 4 de junio, de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas.

  • Imprimir

Trascendencia y finalidad

El mercado inmobiliario español se caracteriza por una alta tasa de propiedad y un débil mercado del alquiler, no siendo éste una alternativa eficaz al mercado de la propiedad en España, puesto que, o bien la oferta de viviendas en alquiler es insuficiente, o bien no es competitiva por estar sujeta a rentas muy elevadas. Además, nuestro mercado arrendaticio se caracteriza fundamentalmente por las relaciones personales entre arrendador y arrendatario, situándonos aún lejos de un verdadero mercado profesionalizado de alquiler.

Por tanto, esta Ley tiene como fin el flexibilizar el mercado del alquiler para lograr la necesaria dinamización del mismo, por medio de la búsqueda del necesario equilibrio entre las necesidades de vivienda en alquiler y las garantías que deben ofrecerse a los arrendadores para su puesta a disposición del mercado arrendaticio.

Ámbito material

Se modifica la LAU en los siguientes aspectos fundamentales:

- Régimen jurídico aplicable, reforzando la libertad de pactos y dando prioridad a la voluntad de las partes, en el marco de lo establecido en el título II de la Ley.

- Duración del arrendamiento, reduciéndose de cinco a tres años la prórroga obligatoria y de tres a uno la prórroga tácita.

- Recuperación del inmueble por el arrendador, para destinarlo a vivienda permanente en determinados supuestos, que requiere que hubiera transcurrido al menos el primer año de duración del contrato, sin necesidad de previsión expresa en el mismo.

- Previsión de que el arrendatario pueda desistir del contrato en cualquier momento, una vez que hayan transcurrido al menos seis meses y lo comunique al arrendador con una antelación mínima de treinta días.

Asimismo se normaliza el régimen jurídico del arrendamiento de viviendas para que la protección de los derechos no se consiga a costa de la seguridad del tráfico jurídico, lo que supone, en primer término, que los arrendamientos no inscritos sobre fincas urbanas no puedan surtir efectos frente a terceros adquirentes que inscriban su derecho y, en segundo lugar, que el tercero adquirente de una vivienda que reúna los requisitos exigidos por el art. 34 LH, no pueda resultar perjudicado por la existencia de un arrendamiento no inscrito.

Mencionar también la exclusión de esta Ley del uso del alojamiento privado para el turismo, quedando regulado por la normativa sectorial específica o, en su defecto, por el régimen de los arrendamientos de temporada.

Por último, se reforma la LEC al objeto de abordar las cuestiones más puntuales en procesos de desahucio, vinculándose el lanzamiento a la falta de oposición del demandado.

Vigencia

La presente Ley ha entrado en vigor el 6 de junio de 2013.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17