Conócenos

COMUNIDAD VALENCIANA

La Generalitat valenciana regulará los derechos económicos y patrimoniales de las uniones de hecho

El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, ha informado al pleno del Consejo del anteproyecto de la Ley de Uniones de Hecho, que regulará derechos patrimoniales y económicos a dos personas que conviven unidas por un vínculo de afectividad análogo al conyugal, con independencia de su orientación sexual, y que ostenten vecindad civil valenciana.

  • Imprimir

Serafín Castellano Serafín Castellano

Castellano, tras el pleno del Consejo valenciano, ha explicado que el objetivo de la ley es "dar respuesta jurídica a una realidad social" porque con esta nueva normativa se regularán los derechos, beneficiándose aquellas parejas inscritas en el registro de la Comunitat o en otro documento público que cumpla los requisitos establecidos en la ley.

El consejero ha afirmado que se trata de una ley "social" y "liberal" y "garantista", y ha destacado que es la primera que recoge la violencia de género como causa de la extinción de la unión de hecho

Así, el borrador de la Ley de Uniones de Hecho contempla la libre regulación de las relaciones personales y patrimoniales y las normas para liquidar la relación económica tras su extinción.

Además, se contempla como gastos comunes de la unión los necesarios para el mantenimiento de los miembros, hijos, alimentos, conserva o mantenimiento de la vivienda familiar u otros de uso necesario para la pareja; también los que tengan consideración legal de alimentos (alimentos, vestimenta, gastos sanitarios y educativos) Por el contrario, no serán gastos comunes, los exclusivos de cada uno.

Asimismo, los conniventes están obligados a prestarse alimentos en forma y cuantía previstas en el Código Civil con preferencia a cualquier otra persona obligada a prestarlos.

VIVIENDA FAMILIAR

En cuanto a la regulación de la vivienda, para poseer algún derecho sobre la vivienda familiar o sobre los muebles, el titular de la misma necesitará el consentimiento del otro para la realización de cualquier acto, puesto que se trata de la vivienda familiar.

Si se realiza la acción sin consentimiento, podrá anularse en los cuatro años siguientes o en el momento de la inscripción en el registro de la propiedad.

En este sentido, si el conviviente que no es titular de la vivienda le niega sin motivo al otro cualquier acción, se resolverá mediante vía judicial.

Respecto a la responsabilidad patrimonial, ambos están obligados a sufragar deudas y cargas comunes en proporción a sus rentas y patrimonios.

SUCESIONES

En caso de fallecimiento de uno de los miembros de la pareja, se adjudicará al otro el ajuar doméstico de la vivienda habitual sin computar como herencia. El sobreviviente también podrá residir en la vivienda habitual durante un año y ocupará en la sucesión la misma posición que si fuera cónyuge legítimo o sucesor abintestado, es decir, sin que exista testamento.

A través de esta Ley, se "equipara" a las uniones de hecho a los cónyuges en cuanto a representación legal en temas relacionados con declaraciones de incapacidad, prodigalidad, ausencia, fallecimiento o tutela. También en cuanto a temas de licencias, permisos o ayudas familiares, así como en cuanto a indemnizaciones por accidente laboral o profesional, subvenciones, tributos autonómicos o pensión de viudedad.

Asimismo, la ley regula que no podrán constituirse como uniones de hecho los menores, personas ya casadas, parientes en línea recta o colateral por consanguinidad o adopción hasta el tercer grado, así como constituir o pactar una unión de hecho con carácter temporal o condicional.

EXTINCIÓN DE LA UNIÓN DE HECHO

El motivo de la extinción de la unión requerirá un acuerdo de ambos o declaración notificada por uno de los miembros, fallecimiento, cese efectivo de la convivencia durante un periodo mínimo de tres meses y matrimonio de uno de ellos.

Además, incluye como causa de extinción de la unión de hecho la existencia de un indicio racional o resolución judicial por causa de violencia de género de uno de sus miembros contra el otro.

Por último, en caso de extinguirse la unión, uno de los convivientes debe notificarlo en el registro para la cancelación de la suscripción. Mientras no se realice, la unión no perjudicará a terceros de buena fe. La finalización de la unión supone la revocación automática de los poderes que uno hubiese podido otorgar al otro.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17