Conócenos

JORNADA

El Colegio de Abogados de Bilbao organizó por primera vez un jornadas sobre la asistencia a víctimas de trata de seres humanos

El objetivo es dotar a los letrados de las herramientas necesarias para que sean capaces de identificar a estas víctimas cuando estén desempeñando su labor dentro del turno de oficio de violencia de género y de extranjería

  • Imprimir

Bilbao, País Vasco

"No hay cifras, pero existe". Así es como Patricia Bárcena, miembro del Colegio de Abogados de Bizkaia y directora de la Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi (CEAR-Euskadi) definió la situación de la trata de seres humanos en Euskadi. Una descripción que refleja la invisibilidad que acompaña a este problema y ante el cual la Escuela de Práctica Jurídica del Colegio ha querido dar respuesta a través de una Jornada de especialización en Derecho de Extranjería para el turno de oficio que se celebró la semana pasada. Una formación en la que por primera vez se ha incluido un apartado específico sobre la asistencia a las víctimas de la trata de seres humanos.

Un curso pionero cuyo objetivo es lograr que los letrados cambien su visión ante este problema. "Se trata de una situación poco habitual para los abogados y abogadas del País Vasco. Por ello, a través de iniciativas como esta, lo que se propone es lograr que estos profesionales estén formados para la identificación de posibles víctimas que puedan derivarse del turno de oficio de violencia de género o extranjería". Un primer paso ante una realidad cuya existencia se basa en la invisibilidad y el miedo de las víctimas a declarar su situación.

Así, se desprende que el principal problema es el desconocimiento por parte de los agentes implicados (policiales, jurídicos y sociales) en este tipo de procesos. "Todavía existe mucha desinformación entre los profesionales. Un hecho que se debe a la falta de regulación que ha existido hasta ahora y que se ha traducido en una importante falta de práctica a la hora de afrontar estos casos", puntualiza la experta.

Actualmente se cuenta, entre otras medidas, con el nuevo Reglamento de Extranjería cuyo objetivo se centra en desarrollar los principios internacionales de protección a las víctimas de redes de trata de seres humanos, alentándolas a que denuncien su situación. "No obstante, a pesar de estos avances legales, la situación real es muy diferente. De ahí la importancia de contar con abogados que puedan colaborar en la detección de las víctimas".

Para la labor de atención a las víctimas de trata, los letrados y letradas deben contar con formación jurídica y psicológica adecuada. Desde el rigor profesional y la objetividad necesarios para su labor, los abogados que asisten a víctimas de trata deben contar con cierto grado de sensibilidad y empatía, como herramientas imprescindibles para generar la confianza necesaria con su cliente y detectar posibles datos o actitudes que le ayuden en su defensa. Así lo cree Mercedes Alconada, del Turno de Extranjería y de Trata del Colegio de Abogados de Sevilla, el primero y único a nivel nacional de estas características, que compartirá su experiencia con sus compañeros de Bizkaia.

"Conseguir la confianza de estas víctimas es muy complicado, por ello cuando por fin se consigue su participación es imprescindible que un mismo abogado sea el encargado de darle cobertura en todos aquellos procesos legales que tenga abiertos o que puedan surgir a partir de ese momento. Hay que evitar, en la medida de lo posible, que se le obligue a peregrinar de un lado a otro, para que no se sienta desprotegida y una atención jurídica integral sería una de las claves para lograrlo", explicó Alconada.

La experta consideró que es necesario que los letrados vayan más allá de la mera asistencia jurídica, garantizando también con su labor, que se adopten por las autoridades implicadas las medidas necesarias para la protección a la víctima dentro del marco legal establecido. Una cobertura que seguiría un patrón similar al realizado por el turno de oficio especializado en menores, donde se busca que las administraciones cubran todas las necesidades de la persona en cuanto a su seguridad y sanidad se refiere. La adopción de estas garantías puede determinar en gran medida las posibilidades de éxito en la recuperación dela víctima.

Un problema invisible en Euskadi

La modificación del Código Penal, realizada a principios de este año, ha contribuido al establecimiento de un marco jurídico más regulado de la inmigración que permite reducir los incentivos del tráfico ilegal de personas.

Una medida que ha permitido la inclusión de este tema dentro de las agendas políticas. Con ello se espera terminar con la invisibilidad que ha protegido a las redes. Como prueba encontramos que no existen cifras en Euskadi, ni tampoco a nivel estatal. "No obstante sucede en nuestras ciudades en la medida que hay negocios —como es el caso de determinados clubes o servicios que se publicitan en prensa— donde podemos encontrar indicios de la existencia de víctimas de trata de personas", subrayó Bárcena.

Una invisibilidad en la que han contribuido varios agentes, entre ellos, las propias víctimas. "En el 90% de los casos las víctimas no tienen conciencia de serlo. En muchas ocasiones vienen de países donde la violencia contra la mujer y otros comportamientos patriarcales abusivos son habituales, por lo que las personas tratadas no ven más allá de la supervivencia del día a día, siendo la discreción la máxima a seguir para evitar represalias por parte de la red", añadió Alconada.

La identificación es complicada puesto que en muchas ocasiones, de cara al exterior, podemos pensar que se trata de personas extranjeras en una situación de mera estancia irregular cuando lo cierto es que han venido forzadas, se encuentran privadas de libertad y sometidas a diversas formas de explotación. "Normalmente suelen responder a determinados patrones o perfiles. Nos encontramos con mujeres —en la mayoría de los casos— que no salen nunca, muestran miedo, no quieren que se les dé ningún tipo de recomendación, no están cuidadas físicamente y ofrecen un discurso monocorde ante preguntas variadas, por ejemplo".

Explotación laboral

La trata de seres humanos para su explotación laboral es todavía más desconocida que la relativa al comercio sexual. En Euskadi se han dado a conocer casos en cadenas de fruterías, así como en talleres textiles. "Es mucho más habitual de lo que pudiésemos pensar —afirmó Patricia Bárcena— y en muchos casos el desconocimiento llega hasta la persona que contrata este servicio. Un buen ejemplo de ello es el personal del servicio doméstico en el que se han proliferado este tipo de comercio".

"De hecho, en muchas ocasiones son mujeres que han sido explotadas sexualmente y que cuando las redes dejan de obtener beneficios a través de esta línea las redirigen hacia el servicio doméstico en condiciones abusivas o de semi-esclavitud, con horarios interminables y sueldos, si los hay, míseros", apuntó Mercedes Alconada.

Ambas expertas coincidieron en recordar que la trata de seres humanos es una forma de violencia más ante la cual la sociedad debe implicarse.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17