El Derecho

Conócenos

JUSTICIA

Anulado un swap de Catalunya Banc a una pequeña constructora

Critica la ausencia de información previa y la no información de los costes de la cancelación anticipada.

  • Imprimir

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Hospitalet del Llobregat ha anulado un swap colocado por Caixa Manresa (actualmente Catalunya Banc) a una pyme dedicada al negocio inmobiliario. El swap estaba ligado a una hipoteca contratada con la entidad por 360.000€. La administradora única de la sociedad afirmó en el juicio tener nulos conocimientos financieros y ser ama de casa. Su marido, gestor efectivo tampoco tenía estudios económicos o financieros y era maestro industrial.

La estrategia del banco pasó en primer lugar por negar la condición de cliente minorista a la sociedad mercantil ya que actuaba dentro de su actividad empresarial. La sentencia –en cambio- considera que lo relevante no es si el consumidor actuaba en el marco de su actividad empresarial sino si existió o no vicio en el consentimiento.

El banco le había colocado un swap para "protegerse" frente a las fluctuaciones de los tipos de interés. La sentencia censura que la entidad no informara de los riesgos de bajada de tipos de interés y que comercializara el producto como mera "cobertura". Su obligación, señala el fallo, era suministrar una información clara, veraz, no engañosa, suficiente y suministrada a tiempo.

"No informó de las previsiones bajistas de los tipos de interés que en la fecha de contratación advertía ya la CECA; No sólo no tuvo un comportamiento leal con mi cliente, sino que abusó de su confianza al no compartir la información que disponía", señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho que ha dirigido la defensa.

La sentencia critica que la inexistencia de la información precontractual y lo "farragoso" de la redacción del contrato. "Con múltiples alusiones a términos financieros específicos y a fórmulas y tablas cuyas consecuencias económicas no son deducibles de su simple lectura", señala la sentencia. "No sólo la redacción fue farragosa, sino que las explicaciones ofrecidas verbalmente fueron claramente insuficientes", añade Navas.

El fallo recuerda que según la Ley de Mercado de Valores y el RD 629/1993 la entidad debía actuar "con imparcialidad y buena fe" ofreciendo información "clara, precisa, suficiente y entregada a tiempo (...) haciendo hincapié en los riesgos". Sin embargo, no se informó de los riesgos de bajada en los tipos de interés.

Además, el banco trata de evitar la catalogación del swap como producto complejo "ya que dicha catalogación despliega una mayor protección del consumidor", explica Navas. La sentencia responde que además de la CNMV y la doctrina, el Supremo lo calificó de "complejo" en reciente sentencia de 10 de diciembre de 2015 y Luxemburgo en sentencia de 30 de mayo de 2013 (caso Genil 48, SL).

La sentencia también afea que no se informara verbalmente ni en el contrato de algo tan esencial como los costes de cancelación anticipada. Con todo, concluye que los administradores de la pyme se hicieron una "representación equivocada de la realidad", anula el swap y condena a Catalunya Banc al abono de las costas. "las malas praxis bancarias siempre terminan en reproche judicial", concluye el socio-director de Navas & Cusí.

  • Imprimir
Widgets Magazine

DEMOSTRACIÓN GRATUITA

Solicite una clave de prueba de nuestros productos

Solicitar

Solicitar demostración

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Productos destacados

  • El Derecho Suite Jurídica 2

    Creada para satisfacer todas las necesidades de información jurídica del profesional

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17